martes, 20 de diciembre de 2011

El coleccionista


Kike un antiguo militante de grupos anarquistas y sin embargo ahora empleado de banca, es un hombre  introvertido y triste que cuando llega  la primavera, en sus ratos libres se dedica a coleccionar mariposas, mariposas capturadas por el mismo, no compradas o intercambiadas a otros coleccionistas….
Por eso al final del verano su pasión se interrumpía bruscamente por falta de materia prima….
Después de pensarlo mucho,  decidió coleccionar algo parecido por su tamaño y aunque no tenía nada que ver con su colorido, si se parecía asombrosamente a sus amadas mariposas… sobre todo al juntar las dos partes… eran orejas….orejas llenas de vida cono esos pequeños lepidópteros a los que se la arrebataba después  de cazarlos.
Pero sin duda para el lo más importante era que su pasión no se vería interrumpida durante todo el año….y debido a su gran abundancia se deleitaría al conseguir los ejemplares más bellos y raros…


Narciso del Río

sábado, 3 de diciembre de 2011

sábado, 19 de noviembre de 2011

Membrillos

MEMBRILLO Cydonia oblonga: Árbol de la luna que, en el lenguaje de las plantas, significa tentación. Sus frutos estaban dedicados a Hera, la esposa de Júpiter y patrona de las madres y esposas. Por eso, cuando una mujer no consigue quedarse embarazada, le aconsejan poner un frutero con membrillos en la casa.
Por un decreto de Solón se legalizó la costumbre popular griega de dar a comer a la novia un membrillo antes de la boda, se consideraba que éste procedimiento  haría agradable el matrimonio y garantizaba hijos sanos y fuertes a la pareja.
Cuando una mujer no consigue quedar encinta, debe escribir sobre la piel del membrillo la palabra AHA y tener el fruto en su casa todo un ciclo de su período (de menstruación a menstruación), luego debe enterrarlo en una maceta y regarlo con sus orines tres días y cuando quede encinta, deshacerse de la maceta.
Otros pueblos europeos lo daban a mascar a las parturientas, en la creencia de que así alumbrarían un hijo varón.
Dejar membrillos en los armarios asegura, además de un buen aroma y protección contra las polillas, la armonía en el hogar.