lunes, 23 de enero de 2012

La atracción del abismo

Sí, me atrae el abismo, me gusta hasta la sonora palabra que lo nombra, sin embargo al mismo tiempo me produce un tremendo vértigo.
Cuando me asomo a él, todo me da vueltas y gira alrededor mío.
A veces con solo cerrar los ojos e imaginarlo,  mi cuerpo vuela,  nada me sujeta a la tierra, sintiendo náuseas y un gran malestar.  Después  lo busco de nuevo, quiero acercarme a él y reconciliarme, trabar una cierta amistad a pesar de la distancia que nos separa.
Ya se que todo se trata de conocerlo a fondo, acercarme poco a poco, perder el miedo hasta llegar y abrazarlo.

Narciso del Río

No hay comentarios: